La Junta nos engaña con el negocio para ‘amiguetes’ de los test de antígenos

El PSOE de Ponferrada denuncia el enorme engaño al que la Junta de Castilla y León está sometiendo a las bercianas y bercianos que se acercan a las dependencias del centro de salud de Ponferrada II, Pico Tuerto, con el fin de hacerse un test de antígenos para la detección del coronavirus.

En Ponferrada la situación no puede ser más lamentable y caótica: el primer día de la realización de test, la unidad móvil destinada al efecto era una ambulancia con una única persona para atender a todos los usuarios, lo que suponía un grave peligro de hacinamiento en torno a la unidad móvil y la multiplicación de los riesgos de contagio.

Ante esa situación insostenible, el Ayuntamiento de Ponferrada se vio obligado a colocar vallas y a controlar el acceso a las pruebas que, finalmente se hacen en las propias dependencias de Pico Tuerto y no en la ambulancia.

Igualmente, Sacyl se ha visto obligado a destinar personal sanitario propio para atender a las personas que se acercan a hacerse un test, con el fin de agilizar el proceso que no puede desempeñar una única persona.

Las deficiencias del proceso de realización de test de antígenos serían palmarias de no ser por la intervención del personal del Ayuntamiento de Ponferrada y de los propios recursos públicos humanos y materiales de Sacyl, lo que supone un desprecio y una vulneración a los derechos de los ciudadanos, que pagan unos servicios a unas empresas privadas para que al final los realicen los servicios y el personal públicos.

La Junta de Castilla y León, que ha recibido más de mil millones de euros para atender a esta emergencia sanitaria, no solo está transfiriendo fondos públicos a sus amiguetes, sino que lo hace a costa de ofrecer un servicio pésimo a los castellanos y leoneses y, en este caso concreto, a las ponferradinas y a los ponferradinos.

La Junta de Castilla y León pagará 6.393.481 euros por las doce unidades móviles distribuidas por la comunidad desde el pasado 4 de enero para realizar test de antígenos. Tal y como explicó el consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, el objetivo es realizar 200.000 pruebas hasta el próximo 31 de enero. No hay que ser un experto en matemáticas para comprobar que el coste medio por cada prueba es de unos 32 euros. Teniendo en cuenta que en Ponferrada se hacen casi 1.000 test diarios, pues es fácil: ese servicio nos cuesta cada día a 32.000 euros, una cifra elevadísima que justificaría por sí misma que la prestación del servicio fuera de calidad y no tuviera que implementarse con los recursos del Ayuntamiento y del propio Servicio Público de Salud.

Comparte esta noticias, Elige la plataforma

Leave a Comment